Cambio del Modelo Energético: una necesidad ineludible.

Falta la revolución energética que democratice la gestión de la energía.

jueves, 12 de julio de 2012

No maltraten a la energía Fotovoltaica


Queridos lectores,
Obligado es difundir por los medios lícitos posibles, ya que la verdad obliga mas allá de la indignación o el cabreo, la situación energética y la manipulación de las causas reales del déficit de tarifa eléctrica y los ataques desproporcionados a las energías renovables y en particular a la energía solar Fotovoltaica.
Por ello en este blog reproducimos aquí el articulo de Opinión publicado hoy en El País No maltraten a la energía fotovoltaica.escrito por el Sr. Jorge Barredo, Presidente de la Unión Española Fotovoltaica. (UNEF)


Las empresas de UNESA no paran de repetir que las renovables —y en especial las tecnologías solares— son las responsables del déficit de tarifa. La afirmación no encaja demasiado bien con el hecho de que la energía solar prácticamente no existiera en España antes de 2008 y el déficit empezara a crecer hace una década, allá por 2002.

El déficit de tarifa se produce porque los ingresos del sistema eléctrico no son suficientes para cubrir los costes, debido a decisiones políticas del pasado. Y a esas malas decisiones hay que sumar un sistema eléctrico oscurantista, con una estructura tarifaria en la que algunos costes son muy visibles —las primas renovables— y otros muy opacos, como las subvenciones a las centrales de gas: ¿sabían que cada central de gas recibe durante sus primeros 10 años de vida 260.000 euros anuales por MW instalado? Con un parque de 25.269 MW de gas, ese incentivo a la inversión es una carga superior a los 6.000 millones.

Cuando la fotovoltaica irrumpió en 2008 en el mix eléctrico, causó un incremento del 10% de los costes del sistema; ello conllevó un incremento proporcional del recibo de la luz. Sin embargo, desde ese año, con la fotovoltaica prácticamente paralizada por la regulación, la tarifa eléctrica se ha incrementado un 40%, no siendo suficiente para acabar con el déficit de tarifa. La fotovoltaica tiene su parte de responsabilidad, pero no es la máxima responsable.

Probablemente, usted sabrá que las renovables cuestan unos 6.000 millones al año. Pero seguramente no sabe que también reducen el precio de la electricidad en el Mercado Mayorista o pool, y que ese efecto lo ha cuantificado Deloitte en más de 5.000 millones al año. REE, el gestor del sistema eléctrico, ya afirmaba en 2009 que ese efecto reductor del precio del pool y las primas renovables “se contrarrestan en un equilibrio a largo plazo”.
Se podría desglosar una auténtica catarata de costes enmascarados, externalizados o indebidamente computados en la tarifa eléctrica, desde la gestión de los residuos radiactivos hasta las ayudas al carbón. Hágase una idea con el dato de que la retribución a las centrales nucleares en nuestro país es un 60% mayor que en Alemania y un 40% mayor que en Francia y Bélgica.

Más allá del debate de quién es culpable del déficit, que sólo beneficia a aquellos que tienen poder para señalar públicamente a sus enemigos, deberíamos centrarnos en solucionarlo de un modo justo y satisfactorio para los afectados: consumidores, empresas y Administración.
En este punto, no podemos olvidar los pasos que ya se han dado para solucionar el déficit. La fotovoltaica soporta el 60% del ajuste a todo el sector eléctrico que aprobó el anterior Gobierno para paliarlo: las instalaciones cobran un 30% menos hasta 2013 inclusive, y a partir de ese momento, la merma es del 10% durante las tres décadas de vida útil que les quedan. Como resultado, la mayoría de las plantas solares han tenido que refinanciarse y un ajuste adicional les llevaría directamente a suspender pagos.

Se dice que el Gobierno prepara una nueva fiscalidad a la generación que incluye un “baremo de eficiencia” que afectará más a las energías solares. Pues bien, si ese baremo fuera realmente en función de la eficiencia, las más afectadas serían las energías convencionales: la fotovoltaica convierte en electricidad el 15% de la energía solar, mientras que las fósiles convierten en energía útil el 35% del 0,005% de la energía solar que capturaron las plantas, y eso tras procesos naturales de miles de años y procesos industriales de extracción y transformación sucios y peligrosos. La nuclear convierte en electricidad menos del 1% de la energía del uranio.

El Gobierno va a acabar con el déficit de tarifa y a remodelar nuestro sistema eléctrico para evitar situaciones abusivas, como esa que permite a las centrales hidroeléctricas y nucleares cobrar cada kWh al precio que fijan los ciclos combinados de gas natural en el pool, gracias a lo cual han conseguido unos ingresos extra de 23.000 millones sólo desde 2006.
Otro hecho diferenciador del trato otorgado al sector energético tradicional es que se le haya permitido la titulización de 5.000 millones del déficit de tarifa con aval del Estado, porque no existe otro caso en el que el Estado haya dado garantías totales de cobro sobre una deuda.

La energía fotovoltaica apoya al Gobierno en la tarea. Y está dispuesta a aceptar ciertas medidas. Algunas ya han sido analizadas por el Gobierno como la asignación del céntimo verde, la aplicación de un impuesto lineal a la generación, y otras que se han aplicado en otros países como la tasa “Robin Hood”, que grava los beneficios, en Italia. La solución más razonable y eficiente sería alguna combinación de estas alternativas. Desde el sector fotovoltaico ofrecemos total colaboración para alcanzar una solución satisfactoria para todas las partes.

Eso sí, para aceptar cualquier tipo de ajuste, tendrían que derogarse las medidas que ya soporta la fotovoltaica; un recorte adicional, obviando el pasado reciente, nos condena a la insolvencia.

Jorge Barredo es presidente de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada